VIDA POSITIVA

El juego de copas

El juego de copas

Una tarde de compras  caminaba por los pasillos de una tienda con una amiga, ella buscaba unas cortinas, mientras yo le hacia compañía, mirando allí y allá, al doblar en un pasillo, ¡!zass!! Las vi… frente a mi tenía el juego de copas para vino más lindo y elegante que había visto (eso pensé)…y estaban en rebaja, con un 30% de descuento…sin meditar tomé una caja de copas  y la eché en el carrito mientras me desbordaba en halagos por ellas. Recuerdo haberle dicho a mi amiga que esas copas eran perfectas, eran espectaculares, divinas, finas…Etc. Etc.

 

¡Que dicha tuve de haberlas encontrado en rebaja! La tarde siguió su rumbo al final de las compras fuimos por el típico café, ese que se disfruta mejor cuando lo compartes con amigos. De ahí me fui a casa, subí las escaleras de mi apartamento con las copas en las manos como niña con juguete nuevo. Al llegar  al apartamento abrí la caja con las copas totalmente emocionada,  lista para cambiar las viejas que tenía en uso por estas nuevas, pero no hubo necesidad de cambiar nada, resulta que mis nuevas copas para vino eran exactamente  las mismas copas que ya tenía en casa, no eran parecidas, eran las mismas copas.

 

Quedé muda, luego estallé en un ataque de risas, me reí de mi misma, ¿Qué me pasó? ¿Cómo no me di cuenta que eran las mismas? ¿Habrá sido la iluminación de la tienda? ¿Sería la presentación de la nueva caja? Cambió el empaque?  No logro entender  cómo no las reconocí,  cómo fue que en la tienda vi esas copas tan diferentes a las de mi casa, siendo las mismas.

 

Esa experiencia me dejo una lección,  eso mismo nos pasa a la gran mayoría de nosotros, en muchas áreas de nuestras vidas,  tendemos a ver  el jardín del  vecino más bonito y colorido que el nuestro; lo que tienen los demás nos luce mejor que lo que tenemos nosotros, nos perdemos, dejamos de mirar y de admirar lo que tenemos, lo que somos, incluso a quienes tenemos en nuestras vidas.

 

Tal vez las luces de la tiendan, la presentación del producto hizo que viera las copas de otra forma. Pero al final, eran las mismas copas.

 

Suele pasar, ese caballero luce más atractivo y elegante… esa muchacha, la secretaria nueva está divina, ese grupo de personas se ve más divertido y glamoroso que mi viejo grupo de amigos, ese ambiente que recién conocí se siente mejor que el que estoy acostumbrada, esa oferta de trabajo es la que buscaba… y así seguimos, creando excusas para soportar las decisiones que hemos tomados motivados por la apariencia de lo “nuevo” , ignorando aquel refrán que dice que las apariencias engañan.

 

Con esto no  quiero decir que no se busquen nuevas experiencias, no quiere decir que no se hagan cambios cuando sea necesario; los cambios son buenos forman parte de nuestro crecimiento, lo que quiero proponer es que esas decisiones de cambio, de experimentar algo nuevo y diferente a lo que siempre hacemos, no la tomemos a la ligera, que esos cambios no sean motivados  por una emoción pasajera.

 

Sepamos tomarnos el tiempo para digerir bien las cosas que se nos ponen en frente, aunque las mismas sean una gran tentación por venir con un 30% de descuento.

Haga clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más popular

Enter RD es una compañía que cumple con todos los estándares y normas de Internet.

La linea gráfica y contenido generado por nuestros editores son de la propiedad de Enter RD.

POLÍTICA DE PRIVACIDAD

RECIBE NUESTROS BOLETINES

BUSCA PUBLICACIONES POR FECHA

agosto 2018
L M X J V S D
« Jul    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  
Hasta arriba