PSICOLOGÍA

Hiperactividad, ¿qué es?

Hiperactividad, ¿qué es?

Se denomina hiperactividad a un comportamiento que se caracteriza por la actividad excesiva y fuera de lo normal.

Se trata de un trastorno de la conducta infantil que lleva al niño a no poder quedarse quieto un segundo.

Estos son algunos de los comentarios que podemos escuchar: “La hiperactividad de esta niña resulta un castigo para su maestra”, “El pediatra me recomendó que lleve a Génesis a hacer deportes o alguna actividad extracurricular para así poder controlar su hiperactividad”, “De pequeña, mi hija mayor se caracterizaba por ser hiperactiva: nunca permanecía sentada por más de diez minutos”. No me duraban las niñeras.

Las quejas de la maestra eran constantes, y las niñeras tenía que buscarlas semanal, porque no había forma alguna que permaneciera un mes.

Del colegio me recomendaron llevarla al psicólogo, luego de varias citas y terapias, la refirieron al psiquiatra, donde terminaron por medicarla por un tiempo.

Pasadas las terapias y el tratamiento, la mejoría fue notoria.

Este trastorno, no solamente aqueja al niño durante las horas en las que se encuentra despierto, sino que también lo hace durante la etapa de sueño, manteniéndolo en permanente actividad.

 Los síntomas de este trastorno conductual que afecta a muchos niños, incluyen desde treparse a un árbol, a la mesa, a los muebles, saltar en la cama hasta correr sin parar, pasando por la más amplia serie de movimientos.

Los niños hiperactivos disponen de mucha energía, por lo que sus padres tienen que buscar la forma para que dicha energía pueda ser canalizada y explotada de manera positiva para el pequeño.

La hiperactividad se origina en factores neurobiológicos, en los cuales la genética tiene una gran incidencia. Por eso su tratamiento puede incluir el suministro de fármacos.

 

Síntomas y tratamiento

El especialista George Still expresó que aquellos niños que la padecen han desarrollado una actividad motora muy intensa y por eso necesitan estar en constante movimiento. A su vez al estar rodeados de otras personas, su hiperactividad aumenta, sobre todo cuando son extraños o individuos a quienes no ven con frecuencia. A sí mismo, al estar solos, el ritmo de actividad disminuye considerablemente.

El mismo autor describió claramente el perfil de un niño hiperactivo y resaltó la importancia de ayudarlos, porque este ritmo de vida (que no es voluntario), puede resultarles altamente dañino.

Según el especialista, estos niños manifiestan una actitud destructiva y no se sensibilizan a través de los castigos, al contrario, parecen volverse más inquietos e inestables. Es como si los castigos y las reprimendas no les hicieran nada.

Además, son criaturas a quienes es muy complicado educar, debido a que les resulta muy difícil permanecer pensando o haciendo una misma cosa durante un tiempo prolongado; poseen un coeficiente intelectual normal, pero no parecen poder rendir acorde al mismo (a la inquietud reflejada en los movimientos, las conductas por impulso y los desequilibrios emocionales, hay que sumar que estas personas que se distraen con facilidad).

Por otra parte, poseen un margen muy bajo de tolerancia frente a las frustraciones, lo que los lleva a volverse obstinados y persistentes para conseguir sus objetivos sí o sí. En lo que respecta a sus estados de ánimo, suelen ir de momentos de intensa alegría a llanto descontrolado, mostrando un desequilibrio emocional muy inestable.

Still dividió este trastorno en varias etapas, donde cada una se caracteriza por mostrar actitudes particulares:

  • Desde 0 a los 2 años: Pueden notarse problemas en el ritmo del sueño y mientras el niño se está alimentando. Sobresaltos, resistencia a los cuidados normales, irritabilidad, etc.

  • Desde los 2 hasta los 3 años:Dificultades para expresarse, una actividad excesiva y poca conciencia de las situaciones de peligro; suelen sufrir numerosos accidentes.

 

  • De los 4 a los 5 años: Manifiestan claras complicaciones para adaptarse a un grupo, desobedecen sistemáticamente y tienen dificultades para respetar los límites.

 

  • Desde los 6 años en adelante: Presentan una gran impulsividad y problemas de aprendizaje,causados por el déficit de atención. Además, muestran problemas para relacionarse.

El tratamiento para la hiperactividad depende de cada situación individual, hay casos más complejos que otros y sólo en casos extremos se recurre a estimulantes y otro tipo de complementos farmacológicos que ayuden al niño a concentrarse mejor. Por sobre todas las cosas, se recomienda que los niños con hiperactividad, sean supervisados a través de un tratamiento psicoterapéutico que los ayude a mejorar no sólo en su concentración, sino también en el trato con el resto de las personas, a fin de brindarle una vida más saludable. Existen además otros tipos de tratamientos orientados a lo cognitivo, que buscan recuperar en el niño el deseo de aprender y de dedicarse a algo con especial atención y mejorar su comunicación con el entorno.

Es importante destacar por último, que la hiperactividad propicia problemas en el aprendizaje y se vincula a diversas alteraciones psicológicas, como el desarrollo de fobias, problemas de autoestimaansiedad crónica o hasta depresión. Por todo esto, es primordial que los niños hiperactivos reciban un tratamiento adecuado para canalizar correctamente la energía.

Haga clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más popular

Enter RD es una compañía que cumple con todos los estándares y normas de Internet.

La linea gráfica y contenido generado por nuestros editores son de la propiedad de Enter RD.

POLÍTICA DE PRIVACIDAD

RECIBE NUESTROS BOLETINES

BUSCA PUBLICACIONES POR FECHA

agosto 2018
L M X J V S D
« Jul    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  
Hasta arriba