PSICOLOGÍA

3ra. Parte: Impotencia tras una frustración.

3ra. Parte: Impotencia tras una frustración.

Hoy concluyo la historia que he venido compartiendo:

Pasaron dos semanas desde aquel suceso, él regresó a su vida cotidiana, se comunicó conmigo para pedirme perdón, su explicación fue que se vio acorralado y no supo cómo manejar tal situación. Después de eso, él trató de retomar aquellas conversaciones que diariamente sosteníamos; sin embargo en mí ya no existía el mismo interés y por supuesto tampoco existía confianza, lo que había ocurrido me dejó desbastada.

Pero sus llamadas eran constantes, yo no las contestaba, pero él era muy insistente, se mostraba desesperado por hablar conmigo. Decidí que debía castigarlo con mi indiferencia, pero no niego que mi amor por él seguía presente, se mantenía intacto. Por esa razón conforme fueron pasando los días fui cediendo un poco, respondía algunas de sus llamadas pero sin mostrar  ningún tipo de afecto.

Al pasar unos meses, volví a caer rendida, el tema entre nosotros se volvió a encandilar. El continuaba tan cariñoso y afectivo como siempre, y aunque me costó volver a ser la misma, seguí creyendo que él iba a hacer algo, creí que las condiciones que le puse las iba a cumplir si de verdad me quería en su vida.

A todo esto seguíamos sin vernos, no nos habíamos visto en persona, aun no conocía el sabor de sus besos, moría por sentir una caricia suya. Sabía que cuando nos viéramos en persona podríamos hacer planes definitivos, tomar una decisión.

Dado que ya había estado en el país y que no podía volver tan pronto por cuestiones de trabajo, pero me decía que deseaba volver y estar conmigo; a mí nunca me había interesado viajar a los Estados Unidos, pero esta situación fue más fuerte, por lo que hice todos los trámites requeridos para solicitar el visado, me asesoré con abogados de migración, hice todo lo que me recomendaban, quería ir allá y verlo, enfrentarlo, ver qué iba a suceder, pero no obtuve la visa. Él nunca se enteró de mi intento por realizar ese viaje; yo, al no poder obtener la visa, dejé que la desilusión se apoderara de mí, poco a poco empecé a enfocarme en otras cosas, el dejó de ser prioridad para mí, después de eso apenas cruzábamos palabras, un frío saludo por cortesía entre semanas y nada más.

Pasado un tiempo sin que tuviéramos comunicación, decidí ponerle un punto final y arrancarlo de mí para siempre, lo pensé bastante, sabía dentro de mí que no había futuro y que solo me estaba haciendo daño manteniendo viva una ilusión, así que después de darle vueltas al asunto, eliminé toda forma de contacto con él.

Los días siguieron pasando… y con ellos esta historia que redacto, así terminó, dejándome en un mar de preguntas sin respuestas, con tantas interrogantes y mucho dolor, sintiéndome totalmente frustrada e impotente.

..…

Ya en vísperas de San Valentín, una fecha hermosa, no todos tienen la dicha de tener su media naranja al lado, de amar y ser correspondido y a lo mejor otros están pasando por una situación similar a la de esta historia. Siendo así, esta celebración pasará por alto, porque no será de satisfacción y alegría como lo será para muchos otros, que desde ya tienen planificado cómo pasarán ese día con sus ser querido, quizás un plan para pasar una velada romántica, un almuerzo, o un regalo.

Al inicio del primer artículo de Impotencia tras una frustración, les expliqué brevemente estos conceptos, reiterándoles que la frustración hace aparición cuando no conseguimos realizar nuestros planes, sueños o deseos. Mas sin embargo, haberla conocido en algún momento de nuestras vidas es normal y la misma nos abruma de tal manera que nos impide volver a hacer planes, no nos deja propiciar nuevos proyectos, sin importar en qué plano nos podemos ver afectados.

Aquí les dejo algunos tips que les pueden ayudar a superar la frustración.

Lo primero es asumir que debes renovarte interiormente, recuperando esas energías perdidas.

Busca la forma de estar cerca de las personas que te quieren.

Ser capaz de entender que pasarás una temporada difícil mientras lo superas.

Si al cabo de unos meses no lo superas por sí sola (o), debes buscar ayuda profesional.

No debes cometer el típico error al que casi todos recurrimos, al viejo refrán de que un clavo saca otro clavo.

Sé racional, si hubo cosas buenas en esa persona, pero no debes de olvidar las negativas.

Para terminar, nada mejor que recordar una frase del famoso psicólogo que dedicó parte de su vida a estudiar las emociones humanas, William James:

“Aceptar lo que ha sucedido, es el primer paso para superar las consecuencias de cualquier desgracia”.

Hay que sufrir para empezar de nuevo!!!!

Haga clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más popular

Enter RD es una compañía que cumple con todos los estándares y normas de Internet.

La linea gráfica y contenido generado por nuestros editores son de la propiedad de Enter RD.

POLÍTICA DE PRIVACIDAD

RECIBE NUESTROS BOLETINES

BUSCA PUBLICACIONES POR FECHA

agosto 2018
L M X J V S D
« Jul    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  
Hasta arriba